Baja participación se refiere a elecciones en Nicaragua clasificadas como “circo” internacional

La reelección del santinista Daniel Ortega, que ocupa el poder en Nicaragua desde 2007, se caracteriza por una baja participación en las elecciones generales de este domingo porque, para muchos, el resultado estaba predeterminado.

La Policía Nacional, encabezada por el cuñado del presidente, abrió el camino para el quinto y cuarto mandato consecutivo de Ortega. Siete candidatos presidenciales de la oposición fueron arrestados Pueden convertirse en sus principales competidores y actuar como el peso opuesto.

Otros dos activistas disidentes fueron deportados por razones de seguridad.

Sin competencia electoral, la jornada se centra en otros dos ejes: el nivel de participación y la legitimidad de Ortega, que, por su parte, consideraba en riesgo la paz o el “terrorismo”. , Promovido por partidos de oposición excluidos de las elecciones.

Ortega ataca a la oposición

Luego de que su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, votara por su reelección, Ortega entregó un mensaje en una cadena de televisión y radio en el que atacaba a opositores encarcelados y deportados, además de estallar protestas. Contra su gobierno en abril de 2018.

“Estamos celebrando estas elecciones y estamos decididos a que en esta guerra, en una guerra histórica, debemos decidir sobre terrorismo, conflicto, guerra o paz”, dijo Ordega, miembro de la Asamblea Popular.

En plena jornada electoral, el mandatario presentó sus declaraciones, que transcurrieron en silencio y con escasa concurrencia, pronosticando una votación masiva contraria a las predicciones del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Los grupos de oposición llamaron a boicotear las elecciones parciales, y la Asociación de Madras de Abril, que agrupa a familiares de nicaragüenses exiliados y víctimas del levantamiento social de 2018, lanzó una campaña en la que desaconseja la votación con el argumento de que “legalizaría la dictadura”. . ” Ortega Murillo ”.

READ  Samsung India confirma la fecha de anuncio de la serie Galaxy S21

Los enemigos usan hashtags como #YoNoBotoMiVoto, #YoNoVoto o #NicaraguaNoVota para evitar que los nicaragüenses salgan de sus casas, cierren puertas y dejen las calles vacías porque consideran que “nadie por quien votar”. Hasta ahora, se ha calificado como un éxito.

Los deportados rechazan el “circo”

Miles de nicaragüenses exiliados en Costa Rica protestaron por las principales calles de la capital contra el “fraude” y el “circo” electoral organizado por el presidente Ortega.

En el marco de las manifestaciones de un día, varios grupos anti-nicaragüenses, entre ellos Madrid, Miami, Panamá y Washington, se reunieron en todo el mundo para rechazar la elección y pedir al mundo que no reconozca los resultados electorales en Nicaragua. La parodia de reelegir a Ortega.

Con pancartas y consignas como “No tenemos a quien votar, todo el mundo está preso”, “SOS Nicaragua”, “Viva Nicaragua Liber”, “Pregúntale a Ordega, seguimos luchando”, “No voy a votar”. El 7 de noviembre, los manifestantes exigieron que la gente no salga a votar y que la comunidad internacional no reconozca la elección.

Human Rights Watch (HRW) Describió las elecciones nicaragüenses como una “burla”.Y José Miguel Vivanco, director general de Estados Unidos, escribió en su cuenta de Twitter, “Ortega seguirá aceptando un cuarto puesto a través de la represión, la censura y el miedo”.

La legitimidad está en juego

“Hoy el mundo entero verá la coronación de la dictadura en Nicaragua. La parodia electoral continúa: unas “elecciones” en las que no hay más candidatos que los gobernantes; El expresidente costarricense Luiz Guillermo Solís escribió en su cuenta de Twitter que la “elección” fue con toda la oposición en la cárcel y los soldados en las calles.

READ  Teleton alcanza la meta 2021 y elimina a Don Francisco

Según Solís, el proceso electoral nicaragüense “se burla y manipula los métodos y herramientas de la democracia”, y “este régimen desafía sutilmente a la comunidad internacional y siente que la libertad está siendo protegida por (algunos) países que la insultan”.

El líder de la oposición venezolana, Juan Quito, ha descrito a Ortega como un intento de posicionarse en el poder “mediante elecciones apropiadas”, que calificó de “fraudulentas”.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han advertido que se impondrán sanciones luego de las elecciones nicaragüenses, en medio de cuestionamientos sobre su legitimidad.

El canciller nicaragüense, Denis Moncata, ha confirmado que el gobierno de Ordega no teme que la comunidad internacional ignore los resultados electorales y que no sea amenazada.

De lograr su objetivo, Ortega, que cumplirá 76 años el 11 de noviembre, liderará el país por primera vez entre 1985 y 1990, coordinando el órgano de gobierno de 1979 a 1984.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

TrasElBalon